Boletín Oficial de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

domingo, 29 de octubre de 2017

Este maravilloso pueblo español

NOTICIA


Nueva manifestación millonaria en Barcelona

DE NUEVO el pueblo español, animoso como siempre, con la cabeza fría y el corazón caliente, se ha manifestado de forma millonaria en Barcelona. Muchos catalanes con la bandera de España y Cataluña en la mano y el corazón, han iluminado con los colores nacionales -que son los propios por doble partida- las calles de la ciudad condal, las grandes vías de la principal ciudad del principado de Cataluña. Otros también llevaban las banderas de la UE y globitos blancos. 

Lo que es claro es que los españoles -catalanes o no- están hartos del nacionalismo, del separatismo, del totalitarismo aldeano y cuasi racista. Están hartos de mentiras, de chachullos, de golpes bajos y de sufrir bofetadas a la descubierta. Malo es hartarse porque luego todo puede parecer normal, "y lo que rondaré, morena". 

También está claro que los españoles, como todas las sociedades normales, necesitan unos guías, unos líderes, lo que antiguamente era los caudillos, la nobleza,  los representantes de las ciudades e instituciones sociales, y los monarcas. Siempre las élites fueron importantes, aunque en Democracia nos dijesen que no, que lo definitivo y activo era el pueblo. Mintieron porque el poder lo tiene la partitocracia. Nadie sino ella puede organizar con los resortes del poder varias manifestaciones millonarias seguidas en un mes. Pues, miren, los hechos desmienten el menosprecio a los líderes -carismáticos o no-, porque cuando el pueblo se siente arropado por el liderazgo de sus cabezas naturales -otra cosa es que las actuales lo sean-, el pueblo español se expresa maravilloso como es. 

Cuidado que tales líderes engañen al pueblo y desvíen sus convicciones, su razonar frío, la expansión de su corazón.

Cuidado también que se quiera hacer unas y otras manifestaciones millonarias para que, una vez encandilado el pueblo con sus maravillosos resultados, y fiado éste de quienes ocupaban el liderazgo, le hagan comulgar con ruedas de molino, y le vendan con éxito lo que ahora repugna. ¿Las palabricas de siempre?: diálogo (aunque sea con sordos), concordia (aunque los culpables queden impunes y los haya capaces de aplicarte la daga florentina), paz (pero separada de la verdad y la justicia), amor y fraternidad (que es fácil con la tripa llena y a costa de la justicia cuando se quiere dar de mamar al injusto). Algo así diría alguno de SOMATEMPS. 







Fermín de Musquilda
(Imágenes de TV)

No hay comentarios:

Publicar un comentario